Se acerca la próxima fase de internet: esto es lo que necesita saber sobre Web3

La Web3 cambia fundamentalmente la forma en que opera internet y evita que las instituciones financieras y las empresas de tecnología sean intermediarias de nuestras experiencias en línea.
CryptoConexion, Web3, internet

El rápido crecimiento de las criptomonedas y los tokens no fungibles ha dominado los titulares de las noticias en los últimos años. Pero es posible que no muchos vean cómo estas aplicaciones de moda se conectan entre sí en una idea más amplia que algunos promocionan como la próxima versión de internet: la Web3.




Hay muchos conceptos erróneos en torno a este término tan de moda (y, francamente, confuso), incluida la combinación de Web3 con Web 3.0. Esto es lo que necesitas saber sobre estas expresiones.

¿Qué es Web3?

Dado que Web3 es todavía un movimiento en desarrollo, no existe un acuerdo universal entre los expertos sobre su definición. En pocas palabras, se concibe que Web3 sea un “ecosistema web descentralizado”, que permita a los usuarios evitar a los guardianes de internet y conservar la propiedad de sus datos.

Esto se haría a través de blockchain; en lugar de depender de servidores únicos y bases de datos centralizadas, Web3 se basaría en libros públicos donde los datos se almacenan en redes informáticas en cadena.

Una Web3 descentralizada cambiaría fundamentalmente la forma en que opera internet: las instituciones financieras y las empresas de tecnología ya no necesitarían ser intermediarias de nuestras experiencias en línea.

Como lo expresó un periodista de negocios: “En un mundo Web3, las personas controlan sus propios datos y pasan de las redes sociales al correo electrónico y a las compras utilizando una única cuenta personalizada, creando un registro público en la cadena de bloques de toda esa actividad”.

La infraestructura basada en blockchain de Web3 abriría posibilidades intrigantes al marcar el comienzo de la era de la “economía simbólica”. La economía de tokens permitiría a los usuarios monetizar sus datos proporcionándoles tokens para sus interacciones en línea. Estos tokens podrían ofrecer ventajas o beneficios para cada usuario, incluidas participaciones en plataformas de contenido o derechos de voto en comunidades en línea.

Para comprender mejor la Web3, es útil dar un paso atrás y ver cómo se desarrolló internet hasta llegar a lo que es ahora.

Web 1.0: la web de ‘sólo lectura’

Al científico informático Tim Berners-Lee se le atribuye la invención de la World Wide Web en 1989, que permitió a las personas vincular páginas estáticas de información en sitios web accesibles a través de navegadores de internet.

Berners-Lee estaba explorando formas más eficientes para que investigadores de diferentes instituciones compartieran información. En 1991, lanzó el primer sitio web del mundo , que proporcionaba instrucciones sobre el uso de internet.

Estos sitios web básicos de ‘solo lectura’ eran administrados por webmasters responsables de actualizar a los usuarios y administrar la información. En 1992 había 10 sitios web y en 1994, después de que la web pasó a ser de dominio público, había 3.000.

Cuando llegó Google en 1996 eran dos millones. El año pasado había aproximadamente 1.200 millones de sitios web, aunque se estima que sólo el 17 por ciento siguen activos.

Web 2.0: la red social

El siguiente gran cambio para internet fue su desarrollo desde una ‘web de sólo lectura’ hasta donde nos encontramos actualmente: una ‘web de lectura y escritura’. Los sitios web se volvieron más dinámicos e interactivos. Las personas se convirtieron en participantes masivos en la generación de contenido a través de servicios alojados como Wikipedia, Blogger, Flickr y Tumblr.

La idea de ‘Web 2.0’ ganó fuerza después de que el editor de tecnología Tim O'Reilly popularizara el término en 2004 .

Más tarde, las plataformas de redes sociales como Facebook, YouTube, Twitter e Instagram y el crecimiento de las aplicaciones móviles llevaron a una conectividad incomparable, aunque a través de plataformas distintas. Estas plataformas se conocen como jardines vallados porque sus empresas matrices regulan en gran medida lo que los usuarios pueden hacer y no existe intercambio de información entre servicios competidores.

Las empresas tecnológicas como Amazon, Google y Apple están profundamente arraigadas en cada faceta de nuestras vidas, desde cómo almacenamos y pagamos nuestro contenido hasta los datos personales que proporcionamos ( a veces sin nuestro conocimiento ) para usar sus productos.

Web3 frente a Web 3.0

Esto nos lleva a la siguiente fase de internet, en la que muchos desean recuperar el control de las entidades que han llegado a hegemonizarlo.

Los términos Web3 y Web 3.0 suelen utilizarse indistintamente, pero son conceptos diferentes. Web3 es el paso hacia una internet descentralizada basada en blockchain. La Web 3.0, por otro lado, se remonta a la visión original de Berners-Lee de internet como una colección de sitios web que vinculan todo a nivel de datos.

Internet, como lo conocemos en la actualidad, puede considerarse como un gigantesco depósito de documentos. Las computadoras son capaces de recuperar información cuando se lo pedimos, pero no son capaces de comprender el significado más profundo detrás de nuestras solicitudes.

La información también se almacena en servidores separados. Los avances en programación, procesamiento del lenguaje natural, aprendizaje automático e inteligencia artificial permitirían a las computadoras discernir y procesar información de una manera más ‘humana’, lo que conduciría a un descubrimiento de contenido, intercambio de datos y análisis más eficientes y efectivos. Esto se conoce como la ‘web semántica’ o la web de ‘lectura-escritura-ejecución’.

En el mundo Web 3.0 de Berners-Lee, la información se almacenaría en bases de datos llamadas Solid Pods, que serían propiedad de usuarios individuales. Si bien este es un enfoque más centralizado que el uso de blockchain por parte de Web3, permitiría cambiar los datos más rápidamente porque no se distribuirían en múltiples lugares.

También facilitaría, por ejemplo, vincular los perfiles de redes sociales de un usuario para que la actualización de la información personal en uno, modifique automáticamente el resto.

La próxima era de internet

Web3 y Web 3.0 a menudo se mezclan porque la próxima era de internet probablemente incluirá elementos de ambos movimientos: aplicaciones web semánticas, datos vinculados y una economía blockchain. No es difícil ver por qué se están realizando importantes inversiones en este espacio.

Pero sólo estamos viendo la punta del iceberg en lo que respecta a cuestiones logísticas e implicaciones legales. Los gobiernos deben desarrollar nuevas regulaciones para todo, desde los impuestos sobre las ventas de activos digitales hasta la protección del consumidor y las complejas preocupaciones de privacidad y piratería de los datos vinculados .

También hay críticos que argumentan que Web3, en particular, es simplemente un cambio contradictorio de las criptomonedas que no democratizará internet. Si bien está claro que hemos llegado a las puertas de una nueva era de internet, en realidad nadie sabe qué sucederá cuando crucemos esa puerta.

SOBRE EL AUTOR
CryptoConexion, Adrian-Maria

Adrian Ma es periodista, productor multimedia, profesor y autor galardonado. Se especializa en la enseñanza de reportajes de noticias digitales, marca personal y narración de historias 360/VR en la Universidad Ryerson en Toronto, Canadá. Tiene más de 15 años de experiencia profesional como escritor, editor y creador de contenido y ha trabajado para numerosos medios de noticias canadienses, incluidos CBC y Toronto Star.

Comparte nuestro artículo:
LinkedIn
Facebook
Twitter
Reddit
Telegram
WhatsApp
Email
Más sobre: