fbpx
Curso Cripto 1.0

Las latinas detrás de DADA, una plataforma que está revolucionando el mundo del criptoarte

Nuestra amiga Laura Martínez nos presenta a DADA.art, una plataforma colaborativa de arte digital impulsada por innovaciones cripto.
dada art cryptoconexion

Con tecnologías blockchain y NFTs, Beatriz Ramos y Yehudit Mam están rompiendo paradigmas en el mundo del arte digital.

dada art cryptoconexion
Cortesía: Dada.art

¿Qué es Dada.art?

  • Una plataforma de dibujo digital que permite crear obras colaborativas.
  • DADA.art fue creada por la venezolana Beatriz Helena Ramos y la mexicana Yehudit Mam.
  • La plataforma hoy cuenta con más de 170.000 usuarios en más de 80 países.
  • ¿Cómo funciona este concepto de dibujo colaborativo? Una obra puede empezar, por ejemplo, con el dibujo de una flor que creó un artista en Venezuela; a esta imagen, un pintor en Ciudad de México le añade la cara de un trabajador indígena. Más adelante, un creador brasileño aporta un trazo a esta historia visual. 

En diciembre de 2018, pasaba unas vacaciones en París cuando me enteré que dos amigas mías de Nueva York estaban también en la capital francesa. Hacía años que no las veía, pero las conocía desde hace mucho tiempo, de cuando las tres trabajábamos en el mundillo de la publicidad. Quedamos de almorzar en un bistro de la Avenida Saint-Georges. Llegaron puntuales a la cita, acompañadas de Petra, una perrita yorkie-maltés muy bien portada.

Mis amigas, Beatriz Helena Ramos, artista, ilustradora y productora venezolana, y Yehudit Mam, escritora y publicista mexicana, llegaron entusiasmadísimas a contarme todo sobre su nuevo proyecto: una plataforma de arte colaborativo que habían fundado en 2014 y que acababa de lanzar su primera colección de “arte tokenizado”; todo hecho por artistas en Ethereum. “¡Salimos apenas meses después de los CryptoPunks y antes de los CryptoKitties!”, me dijeron emocionadas.

No entendí nada.

Conforme nos servían entremeses y copas de vino, Bea y Yehudit me mostraban, orgullosas, docenas de fotos, enlaces, testimoniales, gatitos hechos en computadora y otras cosas rarísimas en sus teléfonos. 

Hablaban sin parar de la maravilla de su descubrimiento. Hablaban del futuro del “arte digital”, de blockchain como la tecnología ideal para almacenar información; de las criptomonedas como moneda de cambio y del Cripto Art. Yo las veía como si acabaran de bajar de una nave espacial y me hablaran en un idioma desconocido. Y de cierta manera era así.

Sin saberlo, durante ese almuerzo parisino, fui testigo de una verdadera revolución. En el tiempo en que les había perdido la pista, Bea y Yehudit habían dejado sus respectivos empleos en producción de comerciales y copywriting publicitario para lanzarse de lleno al mundo del criptoarte, creando y transaccionando NFTs incluso antes de que se llamaran NFTs.

Conversaciones visuales

Las latinas detrás de DADA, una plataforma que está revolucionando el mundo del criptoarte

Han pasado casi cuatro años desde aquel encuentro en Le Bon Georges, y aunque confieso que el “criptomundo” me sigue pareciendo un enigma, la aventura de mis amigas neoyorquinas ha recorrido un largo trecho desde entonces.

Para fines de febrero de 2022 (el momento en el que escribo esta nota), su plataforma, DADA.art, contaba ya con más de 170.000 usuarios en más de 80 países. Sus usuarios son artistas que crean y co-crean narrativas visuales usando únicamente el poder del dibujo. ¿La gracia? No hay muchas reglas, pero todos estos dibujos, sin excepción, se crean usando una herramienta creada por DADA para dibujar por computadora, echando mano de pinceles, lápices, gomas y colores digitales.

“Nuestros artistas se comunican exclusivamente mediante el dibujo, creando historias que pueden ser tan profundas como hermosas”, me dijo Yehudit hace unos días en su departamento de Manhattan, mientras me mostraba algunas de las conversaciones creadas dentro de su plataforma por artistas en todo el planeta.

Muchas de las “conversaciones visuales” que viven en DADA son demasiado complejas para explicarlas con palabras; fluyen de artista a artista. Un dibujo que empieza por ser, digamos, una flor creada por una artista en Venezuela, es luego complementado con la cara de un trabajador indígena gracias a un pintor en Ciudad de México. La historia continúa cuando un creador brasileño entra a escena a poner lo suyo. 

El resultado es extraordinario.

Y ahora…¿cómo monetizar todo esto?

Las conversaciones que surgen en la plataforma gracias a lo que sus fundadoras llaman “El efecto DADA” ocurren de manera orgánica. Para participar, los artistas deben crear una cuenta en DADA.art y, conforme van participando con dibujos, van ganando “puntos” que los dejan participar en conversaciones de otros artistas.

Por ejemplo, una conversación reciente llamada “Let’s Draw Cats” (Dibujemos Gatos) atrajo rápidamente a un entusiasta grupo de artistas en España, Suiza, Brasil, Estados Unidos y Venezuela; todos unidos por una sola causa: continuar una conversación dibujando gatitos sin echar mano de la “tiranía de la palabra”.

Al darse cuenta del poder de contar historias en dibujos y atraer artistas de todo el mundo, el equipo de DADA supo de inmediato que necesitaba generar ingresos para cubrir la inversión de crear la plataforma y, eventualmente, pagar a los artistas. Beatriz y Yehudit también necesitaban un ingreso fijo para poder mantener a flote el proyecto.

En un principio, el dinero para financiar DADA vino de los ahorros de las fundadoras, así como de amigos y familiares. Luego de inversionistas más establecidos como ConsenSys Ventures, el brazo de inversiones de ConsenSys. El meollo era encontrar una manera de monetizar el arte que seguía fluyendo -y creciendo- en su plataforma.

Algunos asesores propusieron opciones como incluir publicidad en la plataforma (algo que horrorizó a las fundadoras). Luego intentaron el camino del merchandising (camisetas, tazas, etc. con los dibujos de los artistas de DADA). “¡Esos márgenes son bajísimos!”, dice Yehudit. “Y te apuesto a que hay miles de camisetas con dibujos y logos de DADA en algún lugar de China todavía tratándose de vender”.

Blockchain: el momento Eureka

Tras explorar varios caminos, el momento “Eureka” para las fundadoras de DADA llegó en 2017, cuando descubrieron la tecnología blockchain.

Blockchain, dice Yehudit, les proporcionó una manera de capturar de manera efectiva el valor de ese arte para la comunidad. Y fue solo entonces cuando DADA lanzó su primera colección de criptoarte, Creeps & Weirdos, y con ella, una innovación importantísima: el mercado descentralizado de DADA introdujo regalías automáticas codificadas en contratos inteligentes (Smart Contracts) y distribuidas en cadena por primera vez en la historia de los NFTs.

Y eso, explica Yehudit, solo fue posible gracias a que DADA ya había logrado construir una comunidad sólida definida por un valor social, emocional y creativo invaluable.

Ninguno de los artistas cuyo trabajo fue usado en la colección «Creeps & Weirdos» había oído hablar de blockchain y mucho menos de los NFTs. Y eso fue otro gran reto, pues había primero que ayudarlos a entender los conceptos básicos de las criptomonedas, las billeteras descentralizadas y la idea de que el arte digital podría tener tanto valor como el arte físico.
Fue gracias al contrato inteligente implementado en Creeps & Weirdos (el primero en incluir regalías para los artistas) que los artistas de la colección empezaron a recibir ganancias de las ventas. Cuatro años después, durante el auge de NFTs de 2021, algunos artistas de Creeps & Weirdos recibieron ganancias inesperadas que las fundadoras describen como “sustanciales”.

El dinero es lo de menos

Algunos de los artistas en la plataforma de DADA han recibido beneficios económicos gracias a la venta de sus obras en la forma de NFTs, pero actualmente DADA está implementando un sistema económico en el que las ganancias se distribuirán equitativamente entre los miembros activos de la comunidad. Tanto Beatriz como Yehudit insisten en que el dinero en sí no es lo más importante de todo este esfuerzo. 

De hecho, aunque todos sus artistas han recibido algún tipo de beneficio monetario, ninguno percibe la influencia de los NFTs como únicamente financiera. Según una encuesta de DADA entre sus usuarios, el impacto económico fue solo la segunda influencia más importante. Los artistas sintieron que la mayor influencia de los NFT en sus vidas fue creativa.

Mientras que Bea y Yehudit continúan innovando y mejorando la plataforma, al cierre de edición, Yehudit se preparaba para el lanzamiento de su libro, Quién te manda, en formato NFT. El libro, que ya ha sido publicado en papel por Editorial Ferragosto, se convertirá pronto en la primera novela mexicana en ser publicada bajo este formato.

Yehudit me dijo que la edición especial de Quién te manda será de solo 100 ejemplares. Cuenta con una cubierta animada del artista mexicano Moxarra González (uno de los artistas más activos en DADA) así como con un índice interactivo y una “experiencia integrada de lectura digital”. De pilón, trae un “chilanglosario”, un divertido glosario de términos chilangos explicados con … jerga chilanga*. 
Pero algo aún más importante, es que la edición especial NFT de Quién te manda será lanzada como parte de The Platform, una innovadora plataforma de publicación de contenidos, arte y experiencias en NFTs. The Platform saldrá a la luz a principios de 2022.

*Chilango es una expresión popular que hace referencia a las personas de Ciudad de México y su particular forma de expresarse.

Más sobre:
CURSO

Cripto 1.0

Un curso para adentrarte a la nueva economía digital, aprende conceptos de criptoactivos, NFTs, blockchain, etc.

Tu opinión es importante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.