fbpx
Curso Cripto 1.0

Dogecoin, el meme que se convirtió en criptomoneda

Hay quienes no logran entender cómo un meme sacudió a la industria cripto. Ana te cuenta aquí la historia de este insólito caso.
Dogecoin Meme CryptoConexion

Una perrita llamada Kabosu, una broma que se sale de control y Elon Musk: tres factores que marcan a una criptomoneda única.

Dogecoin es, sin duda, una de las criptomonedas más peculiares de la industria cripto.

Todo comenzó con un meme: el de una perrita llamada Kabosu, de la raza Shiba Inu. Logró una enorme popularidad y se utilizó intensamente durante un tiempo (hoy sigue circulando, pero sin tanta asiduidad).

Mientras tanto, dos programadores, Billy Markus (exempleado de IBM) y Jackson Palmer (empleado de Adobe), decidieron, al ver todo lo que estaba ocurriendo con el meme de Kabosu, crear -medio en broma, medio en serio- una nueva criptomoneda: ¡Dogecoin! 

La primera versión se lanzó el 6 de diciembre de 2013, y en sus inicios fue un sistema de recompensas para los usuarios que participaban en la comunidad Dogecoin.

Características técnicas

Se creó a partir de una bifurcación (fork) de Litecoin. Como todas las criptomonedas, funciona sobre una blockchain; en el caso de Dogecoin concretamente sobre la de Bitcoin. De igual forma, como en todas las blockchains, en la de Dogecoin todas las transacciones, que son aprobadas por el algoritmo Prueba de Trabajo (PoW), quedan registradas en esta cadena de bloques.

El tiempo de resolución de cada bloque de Dogecoin es de un minuto, relativamente bajo si se le compara con bitcoin (10 minutos aproximadamente) o Litecoin ( 2.5 minutos). Para los mineros, la recompensa por la validación de cada bloque es de 10.000 dogecoins. 

La emisión de dogecoins es ilimitada. Esto hace que su precio no sea muy elevado, como pasa con otras criptomonedas en las que sí existe un límite de emisión. Dogecoin tampoco considera el halving (lo que limita el nivel de emisión de un criptoactivo), contribuyendo así a impulsar el valor de la cripto de la perrita Kabosu.

¡¿Un meme que se convierte en criptomoneda?! ¿Cómo pasó esto?

En la economía cripto, habrá que reconocerlo, aún muestra importantes niveles de inestabilidad, los cuales pueden generar desconfianza entre el público y los inversores. Para muchos comentaristas financieros, esta criptomoneda es una prueba clara de dicha volatilidad, sin embargo, también es una demostración del dinamismo que define a la economía cripto -y siempre recordando que en esta fase temprana de las criptomonedas, veremos muchas iniciativas cuya trascendencia quizás hoy no logremos entender.

En el caso de la criptomoneda de la perrita Kabosu, lo que comenzó como una broma y continuó después como una especie de juego (cuando Markus y Palmer desarrollaron la criptomoneda), terminó por convertirse en todo un fenómeno cripto. 

En menos de un mes, la página web del proyecto, dogecoin.com, alcanzó más de un millón de usuarios. Dos semanas después de su lanzamiento como criptomoneda, el valor se incrementó en 300%. 

Muchos analistas atribuyen esta subida meteórica a la parte divertida del proyecto, que hizo que mucha gente, de forma inexplicable, invirtiera en este criptoactivo. Sin embargo, pasado el tiempo, específicamente en 2015, cuando la industria cripto empezó a ser tomada mucho más en serio, el valor de dogecoin inició la bajada. Y el proyecto gracioso y divertido empezó a ser cuestionado: 

  • Uno de sus creadores, Jackson Palmer, abandonó el proyecto. Afirmó que la comunidad que se había creado era tóxica, y que lo que inició como un proyecto en tono de broma y en cierto modo crítico del mundo cripto, se había convertido en todo lo contrario.
  • En la parte técnica, conforme pasaban los meses, no se registraban avances. No se llevaban a cabo actualizaciones que hicieran al proyecto más enriquecedor. Esto causó que los posibles inversores comenzaran a desconfiar.
  • Como la emisión de esta criptomoneda es ilimitada, cada día se emiten más de 14 millones de dogecoins, causando que su precio suba y baje descontroladamente.  
  • Aunque el mercado cripto es muy fluctuante, el caso de esta cripto es bastante extremo. Su cotización ha registrado incrementos y caídas muy marcadas a lo largo del tiempo; inestabilidad que, en muchos casos, es causada por factores totalmente ajenos al proyecto en sí (lo que añade una capa de vulnerabilidad a la criptomoneda). Ejemplo de esto es la curiosa relación que Elon Musk tiene con Dogecoin: cada vez que escribe un tuit sobre Dogecoin, el precio se dispara o cae de forma drástica (ver recuadro).

Futuro

Elon Musk tuitea sobre ella y algo pasa con el precio de la criptomoneda -para bien o para mal. Aquí un ejemplo

Si bien causa desconfianza en algunos inversores, Dogecoin no es una criptomoneda descartada. Hay señales de que aún se le reconoce potencial. Por ejemplo: en 1.800 cajeros de Estados Unidos, las personas pueden comprar dogecoins; y Elon Musk, tras anunciar que fundará una universidad, señaló que se podrán pagar las colegiaturas con esta criptomoneda. Los casos de uso no son abundantes, pero definitivamente existen.

Además, todo parece indicar que la perrita Kabosu ha marcado un camino en la industria cripto: en agosto de 2020 nació un nuevo token, Shiba Inu, un nuevo meme que ha trascendido al ámbito de las criptomonedas. Para sorpresa de todos, Shiba Inu también se disparó en el mercado a niveles estratosféricos; para la fecha de publicación de este artículo, se encuentra en el top 10 del ranking de criptomonedas, según CoinMarketCap. Sí, la historia de Dogecoin se repite.

Más información

Si quieres profundizar en algún tema acerca de esta criptomoneda y su blockchain, puedes hacerlo en su página oficial aquí.

¿Te gustaría leer el white paper Dogecoin? Lo más parecido a un White Paper que puedes encontrar sobre esta criptomoneda es esto

Más sobre:
CURSO

Cripto 1.0

Un curso para adentrarte a la nueva economía digital, aprende conceptos de criptoactivos, NFTs, blockchain, etc.

Tu opinión es importante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Te puede interesar