En Argentina ya se venden campos agrícolas tokenizados gracias a Landtoken

En Argentina, Landtoken democratiza la compra de campos productivos a través de la tokenización y fragmentación de inversiones.
Landtoken-CryptoConexión

Landtoken propone adquirir campos productivos tokenizados que son verificados por la empresa y luego fragmentados por hectárea para permitir el acceso a inversionistas desde los US$100.



Cómo funciona Landtoken

Se trata de un emprendimiento que combina el conocimiento en agronegocios de Adecoagro con la experiencia en tokenización de recursos naturales de Agrotoken.

Incluye la posibilidad de diversificar la inversión para minimizar el riesgo climático.

Funciona con la blockchain de Algorand como base y los campos que se ofrecen son verificados previamente.



¿Qué es Landtoken?

Bajar el concepto de cripto a tierra: eso es lo que propone literal y metafóricamente Landtoken. El emprendimiento argentino busca facilitar el acceso a las inversiones en tierra productiva. Para eso, permite adquirir campos para producción agrícola partiendo de la posibilidad de comprar pequeñas fracciones de campos y, para dar acceso a pequeños inversores, la cifra mínima con la que se puede ingresar al proyecto es de US$100. Cada Landtoken vale el equivalente a una fracción hectárea de tierra y su valor queda atado a esta: si el campo resulta exitoso, incrementa su productividad, logra una buena cosecha o un buen resultado ganadero y su valor aumenta, de esta manera también se incrementará el precio del token

En Argentina ya se venden campos agrícolas tokenizados gracias a Landtoken
Imagen: Linkedin landtoken.io

El emprendimiento es un desarrollo conjunto. Por un lado, cuenta con el respaldo de Adecoagro, productora de alimentos y energías renovables de la economía tradicional, posicionado como uno de los operadores de agronegocios más grandes de la Argentina, aporta el conocimiento vinculado a la calidad de las tierras y su potencial de negocios. Por otra parte, la experiencia en el mundo de la tokenización de recursos naturales de Agrotoken, lanzada el año pasado, que respalda cada token emitido con una tonelada de grano, que puede ser de soja, maíz o trigo. En este caso, el respaldo está dado por la propia tierra, previamente validada. Y, por último, la capacidad emprendedora de los empresarios argentinos Gerardo Bartolomé, Ignacio Lartirigoyen y Guillermo Simone, todos con trayectoria en la industria agropecuaria, que se sumaron para respaldar el proyecto de los campos agrícolas tokenizados desde el ámbito tradicional del negocio. 


Necesitábamos conformar un grupo accionario que pudiera generar confianza y seriedad en el mercado, en especial considerando que la venta de campos en la Argentina no es una tarea sencilla.
Matías SimoneMatias Simone, CEO de Landtoken

Básicamente, la adquisición de campos implica en primer término una inversión muy elevada. Además, se necesita un conocimiento del mundo agropecuario para determinar que la calidad del campo de cultivo sea buena para el tipo de actividad agrícola o ganadera que se vaya a desarrollar allí. Todo ese caudal de fondos y de conocimientos no es necesario con Landtoken: las tierras están prevalidadas y, como se mencionó, se puede invertir cifras pequeñas.

Un mix de inversores: el gran atractivo de Landtoken

La propuesta apunta a un público amplio y se posiciona como una solución para todos los propietarios de campos que quieran acceder a mayor liquidez y flexibilidad en sus operaciones. A la hora de vender, por ejemplo, no es lo mismo encontrar un comprador para un campo completo, con lo que ello implica en términos de costos y de burocracia, que transferir tokens de valores accesibles. Del mismo modo, quien quiera vender, simplemente advierte a Landtoken, que se encargará de encontrar al comprador para que ambas partes celebren una operación privada.


Entre los inversores, esperamos un mix con variantes que seguramente irán desde minoristas hasta institucionales, mientras que del lado de los propietarios entendemos que habrá algunos que preferirán tokenizar para tomar algún préstamo bancario o para acceder a algún modelo que le permita financiar tanto sus operaciones como sus inversiones en maquinaria o herramientas”, apunta Simone. “Al mismo tiempo, estos campos agrícolas tokenizados pueden ser para los productores una herramienta que les posibilite mantener la operación de un campo por un período extendido. Todas las opciones son posibles dentro de Landtoken
Matías SimoneMatias Simone, CEO de Landtoken

El concepto de Proof of Land

Cada establecimiento que ingrese en el ecosistema deberá obtener un certificado de “Proof of Land”. Para lograrlo, necesita superar una verificación que abarca aspectos legales, capacidad productiva y condiciones económicas. “Una vez verificado el campo, estará disponible en la plataforma y se ofrecerá a los inversores por un plazo determinado: cuando se reúna el capital mínimo, se efectuará la compra, se tokenizará y se distribuirán los respectivos landtokens a los inversores”, detalla Simone.

“En comparación con las operaciones de tierra tradicional, la versión de campos agrícolas tokenizados ofrece una mayor flexibilidad, más simpleza en la transacción y una altísima transparencia de todo el proceso”, dice Simone. 

Por otra parte, afirma que invertir en un campo “físico” tanto en Argentina como en cualquier lugar del mundo, requiere inversiones muy elevadas y amplios conocimientos. De todas formas, la empresa planea organizar eventos y visitas con su comunidad de inversores para que conozcan cada uno de los campos en los que adquirieron una o varias hectáreas a través de sus Landtokens.

El beneficio de invertir en tierras vía Algorand

La plataforma está basada en la tecnología blockchain de Algorand y ofrece, entre otras alternativas, la posibilidad de diversificar el riesgo climático. “Esto no ocurre cuando se compra un campo único: el propietario queda expuesto a las características climáticas específicas de la zona donde está ubicado el establecimiento”.

“Invertir en tierra productiva puede ser determinante si se consideran los factores contextuales inherentes al campo”, afirma Simone. “La demanda de alimentos la convierte en un recurso indispensable en un contexto en que la población mundial continúa aumentando, por lo que el valor de los campos tiende a apreciarse, al tiempo que también funciona como una forma de ahorro a mediano o largo plazo con la posibilidad de obtener rendimientos por productividad”, concluye.

Este uso de la tecnología blockchain aplica perfectamente la idea de “el mundo cripto, bajado a tierra”.


¿Quieres saber más? Te compartimos este video de Landtoken


Comparte nuestro artículo:
LinkedIn
Facebook
Twitter
Reddit
Telegram
WhatsApp
Email
Más sobre:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.