Ananá ¡a la luna! Cómo reorientar tu profesión con Web3

La mexicana Ana Isabel Rivas, mejor conocida en Web3 como Ananá, creó la pieza Ojitos lindos, en formato NFT, que será enviada a la luna.
Ananá CryptoConexión

El NFT Ojitos lindos surgió con la intención de cubrir los gastos de una cirugía de cataratas para la mamá de Ananá y ahora, además, formará parte del Lunaprise Moon Museum, el primer museo de la NASA con obras de arte en la luna.



  • Ana Isabel Rivas estudió diseño gráfico, publicidad y análisis de datos, al inicio de su trayectoria profesional trabajó desarrollando contenido en redes sociales para diferentes marcas. 
  • Empezó en el ecosistema blockchain como hobby, pero al descubrir el potencial decidió meterse de lleno y ‘convertirse’ en Ananá.
  • En poco tiempo, Ananá ha destacado como community builder y estratega Web3. 
  • Es considerada un referente en el criptoarte, gracias a que su  NFT Ojitos lindos fue seleccionado para formar parte del primer museo lunar y en el metaverso de la NASA.


Ana Isabel Rivas llevaba casi un año experimentando, aprendiendo y creando en el ecosistema blockchain a través de los tokens no fungibles, pero no fue sino hasta que asistió al NFT.NYC en junio de 2022 –la convención más grande de NFTs que se celebra anualmente en Nueva York– que presenció el impacto de la industria y decidió redirigir su rumbo profesional.

Ananá Dibujando
Ana dibujando

“Yo me había dedicado a hacer diseño de contenido en redes sociales para marcas y empresas, y en mi cuenta personal hablaba de los NFTs pero nadie me pelaba, ni me hacía la plática, entonces dije: voy a ir y si no saco nada de ahí, ya le paro; entonces ahí pasé de ser la loquita de los NFTs a encontrarme con una bola de locos igual de locos que yo, a quienes les estaba yendo súper bien y hasta iban a ser ponentes”, recuerda sobre un encuentro previo al evento.

A pesar de no contar con entradas para asistir a la convención, Ana no se desanimó, siguió los consejos de sus amigos, se coló por las escaleras hasta donde estaban los principales expositores y comenzó a enseñar su trabajo con iPad en mano. “Les decía soy criptoartista y he hecho estos NFTs, he vendido estas colecciones y me felicitaban, decían ¡sí estás haciendo algo! Es ahí cuando entendí la importancia de la tecnología y desde ese día me lo tomé muy en serio”.

Fue así que nació Ananá, la identidad de Ana en Web3, a partir de la cual empezó a desarrollar su marca personal como criptoartista mexicana, a la par de organizar y promover encuentros para la educación y fortalecimiento del ecosistema, con especial interés en impulsar a las mujeres y la diversidad en blockchain.

Reconocimiento e impulso profesional

Cuando el CEO de la agencia de marketing digital donde Ananá trabaja se dio cuenta del crecimiento y proyección que su colaboradora estaba teniendo, no dejó pasar la oportunidad y decidió aprovechar su experiencia nombrándola Estratega Web3, con la tarea de guiar a las empresas en la incursión al metaverso y la infinidad de oportunidades que ofrece la nueva era de internet.

De hecho, éste es uno de los mensajes que a Ananá más le gusta compartir en los eventos presenciales y virtuales en los que participa: la posibilidad de transformar la vida de las personas, a partir del aprendizaje de estas innovaciones. 


Ananá Criptoartista
Ananá, criptoartista y estratega Web3

“No necesitas ser artista para darle un giro a tu vida, sólo tienes que entender cómo el trabajo que tienes hoy podría ser impactado por estas tecnologías. Para mí eso fue un catalizador y en la agencia casi me duplicaron el salario por tener conocimientos en Web3”, comenta la joven de 31 años.

De esta forma, desde hace nueve meses, Ananá acompaña a las marcas que desean ofrecer más experiencias digitales a sus clientes, para lo cual trazó un roadmap educativo que sirve como puente en la transición de los medios digitales tradicionales hacia Web3, con ayuda de aplicaciones que cada vez se popularizan más como realidad virtual y aumentada, inteligencia artificial y el metaverso.

Ananá y sus ojitos lindos a la luna

Cuando el ingenio de Ananá se volcó en dibujar ojos por doquier, no imaginó que al poco tiempo su mamá le comunicaría que necesitaba una cirugía de cataratas. Aunque la noticia la tomó por sorpresa, de inmediato puso manos a la obra para crear una colección de NFTs con estas figuras y así poder cubrir los gastos de la operación.

Si bien el propósito era más que justificado y loable, Ananá no estaba segura de iniciar todo un proyecto enfocado en la salud visual y después abandonarlo, hasta que conoció a la comunidad de BitBasel que convocaba a artistas digitales a representar en 17 NFTs los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas, para llamar a la acción y cumplimiento de los mismos.

“Tenías que hacer un NFT sobre alguno de los objetivos y uno es salud, entonces dije: ¡justo queda con salud visual! Me puse a hacer varias combinaciones, hice un collage y lo animé, estos ojitos se abren y cierran, y cuando la mandó gana ¡ese fue el pase directo a la luna!”, relata Ananá. “Porque después me llegó un correo, en diciembre, diciendo que por haber ganado la convocatoria mi NFT se iría a la luna”.

De esta forma, Ojitos lindos, como se titula la pieza, formará parte del Lunaprise, que será el primer museo de la NASA en la luna, que irá grabado microscópicamente en un disco de níquel (que puede durar hasta mil millones de años en el espacio exterior), como si se tratara de una cápsula del tiempo, y que además se podrá visitar en el metaverso.

Después del lanzamiento, que se tiene previsto para este año, todas las obras serán subastadas en el marketplace de BitBasel, con lo que Ananá planea cubrir la cirugía de su mamá y de otras personas que lo requieran. “Cuando le dije ‘voy a pagar la intervención con un NFT’ como que no me creía, pero con todo esto vio que sí es posible y está muy contenta, siempre me dice que está muy orgullosa”.

Ananá Ojitos Lindos
Ananá y sus Ojitos lindos

Pero el proyecto no terminará ahí. Debido al interés que ha generado el anuncio del Lunaprise Moon Museum, la artista tomará las 57 figuras que forman Ojitos lindos para crear una colección y ponerlos a la venta, esta vez para impulsar y acelerar el crecimiento del ecosistema.

“Quiero hacer un sistema de licencias con el que, a través del NFT, se pueda acceder a beneficios con diferentes proyectos en México y Latinoamérica, pero eso será hasta que se cumpla el primer objetivo de Ojitos lindos, que es recaudar fondos para la cirugía”, concluye Ananá.

El pasado 2 de agosto, ella formó parte del panel invitado al evento GRL POWER que organizamos desde CryptoConexión y WAGMI LatAm y que reunió a unas 70 mujeres en la Torre BBVA en un día de convivencia en el que compartimos un workshop liderado por Nancy Salazar, algunas dinámicas de participación y finalmente, el conversatorio en el que ella junto a otras tres artistas latinas nos compartieron sus historias y cómo fue que hoy sus NFTs integran la colección que viajará a la luna. Estamos viviendo un momento histórico en el que muchas mujeres talentosas están encontrando en el ecosistema descentralizado su lugar para expandir y hacer crecer sus sueños y proyectos. 

Comparte nuestro artículo:
LinkedIn
Facebook
Twitter
Reddit
Telegram
WhatsApp
Email
Más sobre:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.

El periodo de verificación de reCAPTCHA ha caducado. Por favor, recarga la página.